Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Científicos alemanes prueban un "sol artificial" para producir energías renovables

Mar 25, 2017

Científicos en Alemania encendieron esta semana lo que describieron como "el sol artificial más grande del mundo", un dispositivo que esperan arroje información sobre nuevas maneras de hacer combustibles menos contaminantes. 

El complejo de 149 lámparas, oficialmente conocido como "Synlight", instalado en Juelich, a unos 30 kilómetros al oeste de Colonia, tiene cierto tipo de ampolletas de xenón que normalmente se usa en cines para simular la luz natural, la que es escasa en Alemania en esta época del año. 

Al enfocar todo el panel en un sólo lugar, un área de 20 centímetros cuadrados, los científicos del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) podrán producir el equivalente de 10 mil veces la cantidad de radiación solar que normalmente alumbraría sobre la misma superficie. 

Crear tales condiciones, parecidas a un horno, con temperaturas de hasta 3 mil grados Celsius, es clave para probar maneras novedosas de producir hidrógeno, de acuerdo con Bernhard Hoffschmidt, director del Instituto para Investigación Solar del DLR. 

Muchos consideran que el hidrógeno es el combustible del futuro porque no produce emisiones de carbono cuando se quema, o sea que no genera un impacto en el calentamiento global. 

Pero aunque el hidrógeno es el elemento más abundante del universo, es poco común en la Tierra. Una manera de producirlo es separar los dos componentes del agua en un proceso que emplea electricidad denominado electrólisis. 

Los investigadores esperan circunvalar la etapa de la electricidad usando la inmensa cantidad de energía que llega a la Tierra en forma de luz producida por el sol. 

Hoffschmidt señaló que el deslumbrante panel está diseñado para llevar los pequeños experimentos, hechos en laboratorios más chicos, al siguiente nivel, y que una vez que los investigadores dominen las técnicas para hacer hidrógeno con los 350 kilovatios de Synlight, se puede pasar a un nivel industrial. 

La meta es eventualmente usar luz natural en vez de luz artificial producida en el experimento de Juelich, que en cuatro horas de electricidad requiere un equivalente de lo que un hogar de cuatro personas usa en un año. 

Hoffschmidt aceptó que el hidrógeno tiene sus problemas -por ejemplo es increíblemente volátil-, pero al combinarlo con monóxido de carbono producido de fuentes renovables, los científicos podrían producir keroseno para la industria de aviación.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  1. Popular